Álvaro Quirós: “Los tres últimos años han sido una lucha constante”

177

 

La Revista de Sotogrande charla con Álvaro Quirós sobre su presente y, sobre todo, su futuro. El golfista hace balance de la temporada con la mirada puesta en 2016, el año en el que espera ‘volver a estar entre los mejores’. El de Guadiaro se muestra a gusto con su nueva vida en Portugal, aunque confiesa echar de menos su tierra, su gente y los trazados de Sotogrande. Un crack en el campo y en lo personal al que le espera, seguro, estar de nuevo en lo más alto.

Para empezar,  ¿cómo te va la vida en Portugal?

 No me puedo quejar. Está claro que echo de menos Sotogrande y, especialmente, Guadiaro, donde me he criado. Pero aquí estoy bien, el tiempo es bueno, las condiciones de práctica son buenas. No puedo decir que esté mal.

Deportivamente, ¿qué balance haces de esta temporada?

2015 ha sido un año en el que he recuperado la fe por momentos. Pero también he estado muy obsesionado pensando que no me divertía y que no disfrutaba en el campo. Sin embargo,  viendo los números, ha sido la temporada en el que he cogido más ‘greenes’ y ‘calles’, pero me ha fallado el ‘putt’. Y, si fallas en el ‘putt’, no puedes ser competitivo.

Deportivamente no ha sido un buen año bueno y estoy en ese momento de hacer balance y reflexionar qué cosas debo mejorar o cambiar. Me he marcado el inicio de temporada en Abu Dhabi [enero de 2016] y eso me da un margen de tiempo para una buena preparación o si tengo que realizar algún cambio en mi swing.

Físicamente me encuentro muy bien, a excepción de la espalda que me ha dado problemas durante todo el año, pero afortunadamente no me ha impedido jugar.

 

Te he escuchado hablar alguna vez de falta de confianza, ¿has recuperado tus buenas sensaciones?

 

Precisamente en ello me encuentro. Quiero recuperar la motivación y necesito tener fe y querer que todo vaya a mejor. Ya llevo nueve años en el Circuito Europeo, de los cuales los tres últimos han sido una constante lucha. Tengo que recuperar la fe en mi juego y estar convencido de lograrlo. Me ha costado  tiempo y esfuerzo saber por qué me pasan las cosas. Somos nosotros mismos los que tenemos que sacarnos hacia delante. Esa es la baza más importante que tengo que jugar.

 

Ahora que estás lejos, ¿echas de menos los campos de Sotogrande?

 

Antes de vivir aquí ya conocía muchos destinos de golf y podía comparar la calidad de los campos de Sotogrande. Somos un ‘corner’, como me gusta llamarlo, muy especial; un rinconcito difícil de mejorar. Tanto por el tiempo, como por nuestra forma de vivir y, por supuesto, por los campos. Recorridos como el de Valderrama, Real Club de Golf Sotogrande o San Roque Club, son trazados excepcionales. Y luego, otros como La Reserva, Almenara, Alcaidesa, La Duquesa o La Cañada son campos que siempre están a un gran nivel. Es muy complicado encontrar una zona como la nuestra con la calidad en campos de golf y con la calidad de vida que gozamos aquí.

 

¿Qué necesita Sotogrande para dar el paso definitivo como el mejor destino vinculado al golf?

 

En Europa no existe un destino de golf por excelencia, al margen de St. Andrews con el que por historia no se puede competir. Creo que la zona tiene un nivel de turismo que se ajusta a sus necesidades. Campos como Valderrama, Sotogrande o San Roque Club, no podemos olvidar que son de socios. Si se masificara el turismo no se podría contar con los estándares de calidad tan altos que disfruta cada persona que juega actualmente. Creo que sería complicado mantener este nivel si multiplicamos el turismo. La zona está bien así y es el sello que busca la gente que acude a Sotogrande para jugar al golf.

¿Está Sotogrande preparado para recuperar una gran competición internacional?

Se encuentra preparado de sobra. Atraer competiciones de gran nivel no requiere necesariamente contar con un campo impresionante, hay que tener dinero, tener un gran patrocinador. Hace algunos años España tenía varios torneos del Circuito de Europeo y la mayoría financiados por las empresas públicas. La crisis ha hecho mella en este sentido. Si fuese por campos, hay campos sobradamente preparados para un torneo internacional y de gran nivel pero el dinero, como en casi todo, es la llave. Para tener un gran torneo y para que acudan grandes jugadores.

¿Has tenido ocasión de conocer las mejoras de Valderrama?

 Sí. Están haciendo un gran trabajo pero la verdad, rara vez, he visto Valderrama mal. No sabría decir si lo estoy viendo extraordinariamente mejor ahora que hace ‘X’ años porque mentiría. La media de Valderrama siempre ha sido del más alto nivel y es difícil de mejorar.

Para terminar, Álvaro, ¿cuál es tu gran reto para la próxima temporada?

Necesito tiempo para pensar en ello y tratar de ser lo más honesto posible. Pero posiblemente sería un buen objetivo volver a estar entre los 60 mejores de Europa durante el próximo año, teniendo en cuenta que llevo 4 años sin entrar en este ránking. Además de intentar de ganar algún torneo.