Planes para conocer Buenos Aires como un porteño

200
Gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires: travel.buenosaires.gob.ar

Argentina parece estar muy cerca de Sotogrande. Y es que son muchos los porteños, que cada año viajan hasta la urbanización para disfrutar del polo y del estilo de vida único de este paraíso del sur. Por ello, La Revista de Sotogrande propone a sus lectores conocer su capital, Buenos Aires, como lo haría un argentino…

Gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires: travel.buenosaires.gob.ar

  1. Recorrer las ferias de libros usados: Para todos los amantes de la lectura, pasear por las ferias de libros usados de Buenos Aires resulta un plan excelente. Las ferias de Parque Rivadavia (Caballito), Plaza Italia (Palermo) y Plaza Houssey (Recoleta) son algunas de las más conocidas. En ellas es posible encontrar miles de ejemplares, incluso de ediciones ya agotadas.

 

  1. Comer en los carritos de la Costanera: Ya sea de día o de noche, una de las propuestas más tradicionales, que eligen muchos porteños de paseo es comer en los carritos, similares a foodtrucks, de la Costanera Norte y Costanera Sur. Allí, con algunas de las vistas más sorprendentes de la ciudad, se pueden probar los clásicos choripanes y los sándwiches de bondiola o asado con salsas caseras mientras se ve despegar los aviones del Aeroparque Jorge Newbery, uno de los más modernos de Sudamérica, o los barcos que navegan por el Río de la Plata, el más ancho del mundo.

 

  1. Pasear en bici o a pie: Pasear en bicicleta o a pie por la ciudad permite descubrirla desde otra perspectiva, de forma rápida, accesible, sostenible y divertida. Buenos Aires cuenta con más de 150 km. de ciclovías para moverse por los barrios y, además, cuenta con eco-bicis que, tanto habitantes como turistas, pueden usar de forma gratuita. Además, muchos porteños eligen caminar por la ciudad para vivir de primera mano todas sus emociones y descubrir edificios, rincones, pasajes y más lugares sorprendentes.

 

  1. Visitar el Museo de Bellas Artes: Muchas personas que viven en Buenos Aires disfrutan de recorrer los museos de la ciudad, los cuales ofrecen propuestas muy diversas. Entre ellos, destaca el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA), uno de los más importantes de América Latina, por su arquitectura y el valor de su colección permanente, que exhibe obras de artistas como El Greco, Goya, Picasso y Rembrandt, entre otros. También merece la pena conocer el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA); el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMBA); el Museo Evita; el Museo Fernández Blanco, de arte colonial; el Museo José Hernández, de arte popular argentino; el Museo Quinquela Martín y el Palais de Glace.

 

  1. Tomar un café en alguno de los Bares Notables: Ciertos bares de Buenos Aires fueron significativos escenarios culturales, característica que, añadida a su antigüedad, arquitectura o relevancia local, hace que sean considerados como “notables”. Dichos bares forman parte oficial del patrimonio cultural de la ciudad y conocerlos al tiempo que se comparten charlas de café, disfrutando de un clásico “cortado”, es todo un ritual para los habitantes de la ciudad y una experiencia imperdible para los viajeros.

 

  1. Cenar en un bodegón: La oferta gastronómica de Buenos Aires, distinguida como Capital Iberoamericana de la Cultura Gastronómica 2017, es variada y riquísima, y tiene, en su configuración, la herencia de los inmigrantes que llegaron en el siglo XIX. Justamente, los bodegones son la síntesis porteña de ese legado italiano y español; allí se degustan buenos platos de pasta, “minutas” (platos que se hacen en minutos), algunas elaboraciones a base de mariscos y pescados e, infaltable, una selección de cortes de carne a la parrilla. Algunos de estos bodegones presumen de llevar más de 100 años abiertos.

 

  1. Bailar tango en una milonga: No todos los porteños son tangueros, pero desde hace ya algunos años, el tango que, en sus orígenes, fue la música del arrabal) se está extendiendo y ha sido declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Cada noche, se organizan en diferentes milongas (lugares donde se baila tango) circuitos que atraen a bailarines principiantes y expertos; allí también es posible recibir clases de baile. Además, en la ciudad existen muchas tanguerías, con orquestas y bailarines en vivo.

 

  1. Probar la mejor coctelería: De noche, Buenos Aires mantiene su característico ritmo incesante. Las barras sofisticadas, con tragos de autor, distinguen a la noche porteña, sobre todo en los barrios de Palermo, Retiro y Recoleta. Las propuestas de estos bares se alinean con la coctelería internacional y, en algunos casos, sorprenden con originales toques locales.

 

Más información: www.turismo.buenosaires.gob.ar