MARBELLA FASHION WEEK

498

Moda y lujo

Por Verónica González Duarte para La Revista de Sotogrande

Puerto Banús ha sido el lugar escogido para celebrar la primera edición de Marbella Fashion Week, durante los días 21 y 22 de julio, con desfiles a píe de calle en la avenida Lola Flores. La pasarela marbellí apuesta por la moda y el lujo, y para ello ha contado con diseñadores nacionales e internacionales y sus exclusivos diseños de fiesta, playa o infantil.

Dos jornadas repletas de moda, con más de 400 invitados entre personalidades de cuerpos diplomáticos de diferentes países, profesionales del sector, amigos y curiosos. Gracias a esta buena acogida, María José González, representante de Nueva Moda Producciones, anunció que ya se está trabajando en la segunda edición, con más diseñadores y un espacio para jóvenes diseñadores, con la ambición de convertirse en un evento clave en las pasarelas de moda internacional.  

La noche del viernes, inauguró el desfile Stefania Pinyagina, con una extensa colección de moda infantil, donde los protagonistas fueron los pequeños modelos. Una propuesta original y exclusiva para el verano llena de colorido y estampados contrastados, que impregnaban a los niños de frescura y alegría.

A continuación, desfiló la colección “Je suis élégante” de Hamza ben Sabih, el joven diseñador tangerino que recibió el premio a diseñador internacional revelación. Esta gran promesa de la alta costura, presentó looks de ensueño donde las trasparencias, el colorido y la elegancia tuvieron un papel fundamental. Todo ello, acompañado de los fantásticos tocados y sombreros de Mar Cano.

   

El encargado del tercer pase fue el diseñador malagueño Jesús Segado, que mostró una retrospectiva de sus últimos 5 años. Destacaron sus creaciones artesanales donde el diseño y la excelencia se ven a simple vista. Juega con los colores, los tejidos y las tendencias aportando detalles sorprendentes que hacen que sus prendas sean únicas.

Agatha Ruiz de la Prada cerró la velada del viernes con su propuesta de moda de playa. Con su marcado espíritu de diversión y optimismo, presentó vestidos y bañadores que inundaron la pasarela de color, alegría y corazones.

 

El sábado comenzó con el desfile Omaymah Haute Couture. La diseñadora de Arabia Saudi presentó una colección de fantasía árabe donde predominaron los estampados, las telas satinadas, la pedrería y las aplicaciones. La exclusividad y lujo se veía en el espectacular movimiento de los tejidos  y los volúmenes perfectamente equilibrados.

Después llegó el turno de Javier Alcántara, con su colección  “Antítesis”, inspirada en cómo el diseñador ve la moda. Un desfile de modelos en colores bloque, con un exquisito trabajo de costura y patronaje, en los que el diseñador juega con el contraste, los volúmenes y los detalles artesanales, creando looks realmente  maravillosos.

El broche final lo puso el diseñador de moda libanés Abed Mahfouz. Con una colección ordenada por colores, que iba desde el rosa, al naranja intenso, hasta el negro, terminando con la gran novia de blanco. Presenta diseños refinados y elegantes, propios de la alta costura, con unos tejidos exquisitos acompañados de pedrería y bordados que les hacían brillar con luz propia.

Marbella Fashion Week parece que en su primera edición ha entrado pisando fuerte, y no pretende decaer en esfuerzos para convertirse en un evento referente de moda. Esperamos que la segunda edición se celebre pronto y siga potenciando al sector de la moda y el diseño como uno de los motores más importantes de la zona.