Que no te duela la espalda

98

La Organización Mundial de la Salud lo viene advirtiendo: el dolor de espalda tiene un carácter epidémico y una vez que se padece tiende a prevalecer, además de ser la principal causa de discapacidad en el mundo desarrollado. No es una enfermedad, ni una entidad diagnóstica, afirma la OMS, sino eso, un dolor de duración variable, pero que, si nos atenemos a las cifras, causa estragos en la población mundial.

El exhaustivo estudio aportado por la revista científica internacional «Annals of the reumatic diseases”  tras investigar en 187 países informa de que una de cada diez personas padece dolor en la espalda y de que, de entre esas personas, la molestia prevalecerá entre el 23% y el 38% de los casos a nivel mundial.

En España, los datos no son más discretos. El Ministerio de Sanidad estima que el 80% de los ciudadanos va a  ser diagnosticado de este problema alguna vez a lo largo de su vida. La Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo acaba de hacer público otro informe que eleva este porcentaje hasta el 90%.

Sin embargo, y aunque la prevención de los riesgos laborales es básica, para el quiropráctico Ata Pouramini, la epidemia no debe circunscribirse al entorno laboral. Este experto asegura que es nuestra actitud postural en el día a día la que produce un círculo vicioso que, en algunos casos, puede derivar en lesiones serias.

Pouramini asegura que la educación para el cuidado de nuestra espalda es una asignatura pendiente común, que debe comenzar desde nuestro nacimiento y desarrollarse en el entorno familiar y escolar, de pequeños, para continuar con política sanitarias de prevención global. Hay que comenzar vigilando nuestra postura al nacer, asegura, cómo nos sentamos en la escuela y al jugar, y así hasta nuestra postura diaria de adultos.

El quiropráctico considera los problemas derivados de la espalda una epidemia debida a la falta de prevención y a las políticas de ingesta abusiva de analgésicos, que, advierte, eliminan el dolor, pero no el origen del problema, con lo cual éste volverá a repetirse. La repetición nos causará ansiedad y la ansiedad dolor, con lo que entraremos, asegura, en el terrible “círculo vicioso de  espalda”.

 

Para evitarlo, Ata Pouramini, ofrece estos sencillos consejos para nuestras rutinas diarias:

 

1)   Estírate, hagas o no hagas deporte.

En el primero de los casos, ya sabes, antes y después de realizar los ejercicios, para evitar que la musculatura se contraiga al pasar del reposo al movimiento. En el segundo, para relajar la tensión postural, que se produce cuando permanecemos mucho tiempo en la misma posiciónn, y, sobre todo, si esta no es natural en nuestra anatomía.

 

2)   Carga el mínimo peso en tu mochila y/o bolso.

Estás acarreando peso en movimiento y es posible que durante tiempo prolongado. Lo más normal es que la postura no sea adecuada, con lo que puedes inflamar tus músculos e incluso producirte alguna distensión, problema de hernias cervicales o un pinzamiento nervioso. Si cargas en un brazo estás desequilibrando tu columna, lo mejor es llevar una mochila con poco peso sobre los dos hombros, pero con bandas acolchadas.

 

3)   No lleves la cartera llena en el bolsillo trasero del pantalón. Igual te parece una tontería, pero puedes padecer el “Síndrome del Billetero”: la cartera pesa, nos descompensa la columna y pinza el nervio ciático.

 

4)   Otra postura que no te habrá llamado la atención, pero que te perjudica: el brazo fuera de la ventanilla. El equilibrio postural es muy importante. Cuando conducimos debemos llevar ambos brazos agarrados al volante, pero no sólo por precaución, sino para evitar la llamada tendinitis del supraespinoso. Detrás de esta terminología médica se esconde una inflamación del hombro por movimientos forzados repetidos.

 

5)   Vigila tu colchón y tu almohada.  Son elementos básicos de tu salud de la espalda. En la medida que puedas, invierte tiempo y dinero en ellos y busca el material y la forma que mejor se adapten a ti y a tu descanso. Sin un sueño reparador no hay bienestar de ningún tipo, y menos de la espalda.

 

6)   Siéntate de forma correcta frente al ordenador. Esfuérzate en hacerlo. ¿Cuántas horas pasas al día mirando a la pantalla? Si no lo haces, tienes un serio problema de espalda. Fíjate bien: pies correctamente apoyados en el suelo, asiento alineado respecto a la computadora,la mirada e fija al frente, a la altura de la cabeza y a un brazo de distancia.

 

7)   Reduce tu tiempo de uso del teléfono móvil. Habrás oído hablar del famoso Latigazo cervical a 0 Km. Quiere decir que si permaneces con el cuello agachado y los brazos en la posición de teclear, tu cuerpo soporta un peso similar al de un niño de ocho años. Los datos los aporta The Journal surgical Technology.

 

8)   ¡Estírate! ¿ O acaso no te lo decían tus mayores?. No sólo evitarás una postura antinatural que te puede producir dolor, sino que mejorarás tu actitud vital. Sentarse estirado, caminar y permanecer estirado son la base de una buena higiene postural y dice mucho de nosotros.

 

9)   Haz el amor, no la guerra. Cuidado con las posturas exóticas y con el frenesí amoroso . Llenan las urgencias y producen contracturas, distensiones y pinzamientos. El misionero, clásico y seguro, es bueno para comenzar.

 

10)  Y, sobre todo, tranquílizate, calma tu ansiedad. La espalda es la esponja de las emociones. La columna es el eje de nuestra vida. Un estado emocional alterado nos produce problemas en la espalda. Tratar el estrés y la ansiedad son la mejor forma de prevenir los dolores de espalda.

 

Ata Pouramini es autor del libro “Tú eres tu medicina” y “ El gato persa que quería comer caviar”.

 Es orientador en salud, experto en nutrición y  uno de los quiroprácticos más reconocidos . Tiene en Valencia una de las consultas más importantes del mundo. Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica.