Solidaridad sin límites: una boda cancelada da de comer a personas sin hogar

251

Desde La Revista de Sotogrande te traemos una historia en la que la solidaridad es la solución:

Una novia  tras cancelar su boda decide invitar al banquete a 170 necesitados sin hogar. Esta es la historia de Sarah Cummins, nuestra protagonista, decidió cancelar su boda con Logan Araujo dos semanas antes del evento.  La pareja había concordado que la ceremonia se celebrase por todo lo alto en el lujoso Ritz Charles de Carmel, Indiana, el pasado 15 de julio.

La boda tuvo un coste de 30.000 dólares equivalentes a 26.000 euros,  fruto del ahorro de dos años. Cuando la novia entre llantos y sollozos se enteró que toda esa comida iba a ser desperdiciada, cosa que le ponía enferma, llamó a los distintos centros de acogida de familias con necesidades para llevar el gran desastre a una buena causa.

Los improvisados comensales disfrutaron de un menú que constaba de albóndigas glaseadas en Bourbon, brochetas de queso de cabra, pechuga de pollo con alcachofas, crema de Chardonnay y como no pudo ser de otra manera el postre fue la gran tarta de boda.

Los invitados le estuvieron eternamente agradecidos a Sarah, la estudiante de farmacia de 25 años, que vio una oportunidad donde muy pocos la podrían haber visto, fue capaz de convertir un hecho trágico y difícil en un acto humanitario, cumpliéndose otra vez mas la gran frase del refranero español: “no hay mal que por bien no venga”.