Tristán Domecq. El arte de reinventar la esencia

183
tristan revista sotogrande

tristan revista sotogrande

A pocos metros de la puerta del sol de Madrid, pero con la sensación de que estamos en una casona de campo, rodeados por todas partes de muebles restaurados, recuerdos y elementos reutilizados, La Revista de Sotogrande charla con el que, sin duda, es uno de los nuevos valores del interiorismo en nuestro país: Tristán Domecq. 

Tristán desde niño ha sentido una gran atracción por la arquitectura y desde muy pronto desarrolló una sensibilidad especial para el arte y la estética. No es de extrañar pues que, tras completar sus estudios de Dirección y Administración de Empresas y trabajar para una importante firma internacional de moda, decidiera dedicarse a su verdadera pasión: la rehabilitación y restauración de espacios, y que con este objetivo, crear su propia empresa: Restaura y Reforma, donde ha conseguido convertir su hobby en su forma de vida.

 

Todo lo que nos rodea durante nuestra charla tiene un aire bohemio y a la vez señorial. Sus obras –además es pintor- cuelgan de las paredes y sorprendentes recuerdos familiares se pueden encontrar sobre muebles diseñados por él mismo. Nos comenta que le gusta definir su estilo como atemporal, elegir materiales nobles que perduren en el tiempo y eliminar lo superfluo. Además, nos confiesa la importancia que tiene para él preservar y respetar los elementos singulares de cada vivienda, reconvirtiendo todo lo que tiene valor histórico para revivirlo y reinventar los ambientes. Apunta, además, que es clave captar la esencia de una vivienda y potenciarla. ¿Su fuente de inspiración? “La calle, los edificios abandonados y en proceso de restauración y los oficios artesanales de toda la vida”. Tal vez por todo ello recientemente haya sido elegido por unos inversores para restaurar viviendas del siglo XIX en el centro de Madrid, tratando de mantener el mayor número de elementos y materiales originales e introduciendo elementos de vanguardia. Su inspiración en este nuevo proyecto le viene nada menos que de oriente, donde la gestión de los espacios pequeños es magistral, rompiendo en España muchos tópicos de la arquitectura tradicional, que considera vetustos.

En definitiva, Tristán y su equipo purifican espacios magistralmente, captan su esencia y la convierten en el alma de una nueva y única vivienda.