BAJO LOS CEREZOS EN FLOR

327

La floración del cerezo es símbolo inequívoco de la llegada de la primavera. En Japón, esta época se vive con intensidad. La celebración del Hanami (contemplación de la belleza de la flor) convierte este destino en un gran jardín al que acudir para celebrar el cambio de estación.

En España, el Valle del Jerte es el destino más privilegiado al que asomarse para contemplar la floración del cerezo. Lejos de Extremadura, Japón también se tiñe de rosa ofreciendo un espectáculo que merece la pena contemplar si se tiene ocasión de viajar a estas tierras en primavera.

La floración en Japón comienza en la zona más septentrional, Okinawa, a finales de enero. Poco a poco se va extendiendo por todo el país, llegando a su máximo esplendor a finales de marzo y principios de abrilr cuando en la isla principal, Honshu, ciudades como Tokio y Kioto se visten del color rosado del sakura ( flor del cerezo).

La floración dura sólo unos días, pero durante ese periodo el país entero celebra la llegada de la primavera. Los parques se llenan de amigos y familias que se reúnen bajo los árboles para comer y disfrutar de la belleza de este tipo de cerezo, que sólo se cultiva por sus flores.

Dónde disfrutar del hanami

Cada región y ciudad tienen su propio paseo bajo los cerezos, pero hay algunos lugares que son especialmente conocidos.

Uno de los más impactantes es el monte Yoshino, en la prefectura de Nara, famoso por los más de 30.000 cerezos que cubren su montaña. Destaca también el parque del castillo de Osaka o el jardín del Museo de la Moneda (abierto sólo para esta ocasión), donde se pueden observar especies únicas de cerezos.

En Kioto se puede disfrutar de esta fiesta en el parque de Maruyama; en el Camino de los Filósofos, en la orilla del canal entre el Pabellón de Plata; en el santuario Heian; en el río Kamogawa, que atraviesa la ciudad; en el santuario Hirano, famoso por sus numerosas variedades y su iluminación nocturna, o en el canal Okazaki, que permite disfrutar de un paseo en barco bajo los cerezos.

En Tokio los lugares por excelencia para vivir el hanami son el parque de Ueno, el jardín ShinjukuGyoen y el foso de Chidorigafuchi, cerca del Palacio Imperial, donde es posible alquilar barcas para navegar por los canales.

Otros espacios destacados son el parque Sumida, a orillas del río, cerca de Asakusa, o el jardín botánico de Koishikawa, donde es posible observar diferentes variedades de este tipo de árbol que parece engalanarse por primavera sumando un motivo más a la lista de razones por las que merece la pena viajar a Japón.