¿Cerveza o tinto de verano?

740

La eterna pregunta del verano, ¿cerveza o tinto con gaseosa? Explicamos las propiedades de estas dos bebidas, opciones, ambas, muy acertadas para refrescar las jornadas primaverales.

La cerveza:

Dentro de los componentes de la cerveza, encontramos los ingredientes básicos, como la malta, el agua, el lúpulo y gas carbónico. Todos ellos tienen algunas interesantes cualidades que hacen que las propiedades de la cerveza sean mucho más de las que se le atribuyen.

Por ejemplo, el lúpulo es un buen estimulante del apetito y un suave sedante, su gran porcentaje de agua acentúa su efecto refrescante, la malta aporta carbohidratos y vitaminas, así como el gas carbónico promueve la circulación sanguínea y favorece la digestión.

Al mismo tiempo, deberíamos destacar la cantidad de minerales que tiene esta bebida. Con un litro de cerveza se satisfacen casi la mitad de las necesidades diarias de magnesio de un adulto. Por otra parte también cubre un 40 y un 20 por ciento respectivamente del fósforo y potasio. Al ser rica en potasio y baja en sodio, es diurética y al tener mucho magnesio es muy buena para el corazón.

Con respecto a las vitaminas, la cerveza posee todas las vitaminas importantes del grupo B y también vitaminas A, D y E, entre otras.

Las calorías que nos aporta la cerveza son 51 Kcal/100 ml

El tinto de verano:

Contiene grandes dosis de antioxidantes que ayudan a nuestro organismo además de otras muchas propiedades.

El principal componente de esta bebida es el vino tinto que se obtiene de la uva fermentada. Un líquido que contiene ácidos fenólicos, flavonoides y resveratrol que protegen a las lipoproteínas. Además es rico en vitaminas E, C y beta carotenos que protegen frente al ataque de los radicales libres.

Uno de los componentes a destacar es el resveratrol que se encuentra en la piel de las uvas. Esta sustancia estimula la creación de las sirtuinas, enzimas que protegen contra el envejecimiento células. También protege las paredes arteriales, pues fortalece el colágeno y la elastina que las forman. Es una gran fuente de minerales como el magnesio, el zinc, el calcio, el potasio, el hierro…

Junto al vino tinto, encontramos la gaseosa, una bebida compuesta por agua carbonatada y bicarbonatos. Por esto es una bebida hidratante, ya que su principal componente es el agua y previene la deshidratación y los bicarbonatos ayudan a un mejor funcionamiento del estómago

El aporte calórico del tinto de  verano es de 70 Kcal/100 ml por parte del vino tinto y 0.24 Kcal/100 ml por parte de la casera..